Image default
Vaticano

El escalofriante secreto del crucifijo que usa el Papa

El Papa Francisco llegó a revolucionar la figura que tiene un Papa en el mundo. Han sido muchos los cambios que han sucedido en el Vaticano, pero pocos saben lo que hay detrás del escalofriante secreto del crucifijo que usa el Papa.

Parte de los cambios que su nombramiento trajo consigo, fueron:

  • El trono papal, el cual cambió por una silla de madera.
  • No quiso usar la estola roja bordada con oro.
  • Es el primer Papa en portar un anillo de plata, en lugar de oro,
  • Es el primer latino en llegar a este importante lugar dentro de la iglesia católica.

El escalofriante secreto del crucifijo que usa el Papa

Lo que verdaderamente causó polémica y llamó la atención del mundo entero, fue el rechazó al crucifijo de oro, el mismo que por muchos años ha servido de símbolo papal y todo, para portar en su lugar, una cruz color plata que esconde un escalofriante secreto sobre su pasado.

Crucifijo del Papa
El Papa lleva un crucifijo que perteneció al padre José Aristi, de la parroquia del Santísimo Sacramento en Buenos Aires.

Francisco afirma que esta cruz ha estado con él desde hace varias décadas, ayudándolo a que sus pensamientos sean más claros y puros. Esta cruz también perteneció al padre José Aristi, de la parroquia del Santísimo Sacramento en Buenos Aires, famoso por confesar en dos ocasiones al Papa Juan Pablo II durante sus visitas a Argentina.

Al momento de morir el padre José Aristi, el entonces vicario general Jorge Vergoglio (actual Papa Francisco), en la mañana de Pascua leyó un fax del superior de la comunidad pascual, donde decía: “ayer, media hora antes de la vigilia pascual, falleció el padre Aristi a los 96 años, su funeral será tal día…”

Lea También:   Cronovisor: la máquina del tiempo construida por el Vaticano

Según comenta Jorge, esa mañana se reuniría con los sacerdotes de la casa de reposo (lo hacia habitualmente en Pascua). Luego se fue a la iglesia del Santísimo Sacramento. Al llegar al lugar, se dio cuenta que no había flores para adornar el ataúd de quien había otorgado el perdón a miles de creyentes.

La obtención del crucifijo

En seguida, fue a una florería en busca de unas. Cuando regresó comenzó a preparar el ataúd con flores y vio el rosario que el padre José tenía en su mano, de pronto se le vino a la mente ese ladrón que todos tenemos por dentro y mientras acomodaba las flores, tomó la cruz del rosario.

Desde aquel momento, lo ha tenido con él, pidiéndole que le de la mitad de su misericordia. Así, ha sentido una fuerza interna, que le dio el valor de hacer aquel acto y elevar una oración, esto lo confesó Francisco. Fue en ese momento cuando el actual santo padre, se había convertido en un ladrón tomando lo que no era suyo: una cruz que hasta el día de hoy lo ha ayudado a continuar su camino y a convertirse en un Papa ejemplar.

Siempre la lleva en un pequeño bolsillo adjunto a sus camisas, aunque las camisas del Papa no tienen bolsillo. A partir de aquel día, cuando le viene algún mal pensamiento contra cualquier persona, la toca con su mano y siente la gracia y que le hace bien. Este es el escalofriante secreto del crucifijo que usa el Papa Francisco, el cual guardó por varias décadas.

Solía ser una costumbre…

Durante siglos, los papas, cardenales y obispos han llevado la cruz pectoral como signo de autoridad y prestigio entre los demás miembros del clero.  De hecho, uno de los primeros papas en llevar una cruz pectoral papal fue el Papa León III, en el año 811. Recibió una cruz de oro como regalo de Nicéforo, el Patriarca de Constantinopla. Pronto se convirtió en costumbre que el Papa llevara una cruz pectoral. Desde entonces, se adorna con joyas de oro y piedras preciosas.

Lea También:   Síndrome de Jerusalén: trastorno que te hace creer Dios

El Papa Francisco decidió conservar su cruz pectoral original porque ocupaba un lugar especial en su corazón. Cuando la tenía en la mano le recordaba que había sido llamado por Dios para ser pastor de su pueblo, especialmente de los más pobres. Los que se encontraban con él mientras rezaba por ellos y hablaba con ellos, se sentían atraídos por la cruz y encontraban consuelo y paz.

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas