Probablemente has escuchado de los esposos Warren, Ed y Lorraine. Sus casos estudiados han inspirado muchas películas de terror como The Haunting in Connecticut, The Conjuring,  Annabelle Comes Home y La Monja. Este matrimonio estadounidense llegó a ser muy famoso por sus investigaciones acerca de lo paranormal. Ed era un demonólogo reconocido por la Iglesia Católica, mientras que Lorraine fue una clarividente y médium con grandes habilidades para detectar espíritus y energías espirituales. Habiendo fundado la Sociedad de Nueva Inglaterra para la investigación psíquica en 1952, decidieron que debían ayudar a las personas yendo a los hechos. Durante décadas, los Warren investigaron hechos paranormales como apariciones, casas embrujadas, posesiones, muñecas malditas y más.

Sus investigaciones se reseñaron en un diario, el cual pasó a llamarse como EXPEDIENTE WARREN. Aquí, en El Mundo del Misterio, te hablamos con ludo de detalle de los casos más terroríficos:

 

En el pueblo de Borley Inglaterra, existe una rectoría construida en 1863 por un pastor quien se instaló en este lugar junto con su familia. La cual, quedaría marcada para toda la historia debido a sus fenómenos paranormales. Según los relatos de algunas personas que vivieron allí, luces se prendían y apagaban, se escuchaban voces que inquietan, pasos que se oyen, extraños entes vestidos de blanco que se ven rondando por el jardín. Estos son sucesos que se han sido los más notables dentro de la mansión.

Las familias que fueron habitando a través de los años esta extraña casa estaban seguros que aquella mansión estaba embrujada. Un fenómeno violento producido por una fuente de energía no identificada. Los varios relatos de fenómenos paranormales ocurridos frecuentemente en este lugar les interesaron a dos grandes investigadores de fenómenos paranormales: Ed y Lorraine Warren.

Caso de la Rectoría de Borley – EXPEDIENTE WARREN

En 1976 la pareja viajó a este lugar en búsqueda de sucesos paranormales y desconocidos. Allí tuvieron experiencias perturbadoras  

La famosa investigadora cuenta sobre la experiencia fenomenal, afirmando que es este lugar las actividades paranormales eran permanentes. Todo pasaba muy rápido pero tan pronto como se iban adentrando al lugar y comenzaba la investigación, empezaron a suceder cosas.

El primer día la acompañaba un investigador totalmente excéptico y este hombre también escribía para un periódico llamado Downberry. Este compañero de investigación llevaba un diario absoluto de Lorraine, lo que fue de mucha ayuda para ella, estando la investigadora algo preocupada por el efecto que tendría este lugar sobre él. 

Los aterradores sucesos se iban manifestando cada vez más sobre el periodista que los acompañaban y este es solo el comienzo.

Lorraine se encontraba dentro de un altar indagando. Estaba con un grupo de personas cuando de momento el periodista amigo se acercó por la puerta de atrás de la iglesia y le dijo que algo lo estaba golpeando, insistía que lo seguían golpeando. Ya estaba muy alterado e histérico hasta el punto que le dijo: no puedo respirar.

Más tarde después de haber terminado la investigación del lugar, algo escalofriante estaba por darse. Las grabadoras estaban encendidas, ya que otras personas grababan lo que ella estaba explicando.

Horas después, cuando estaban en el hotel en Londres llegó a su habitación el escritor y le dijo “Señora, será imposible para mi seguir escribiendo algo sobre esa iglesia en la que entramos”. Ella le pregunto.acerca de si tenía algo que ver lo sucedido en Borley y el escritor le dijo que sí. En la grabación que le dio cuando ella estaba hablando se puede escuchar que alguien entró a la habitación donde estuvieron y le pidió que escuchara aquella grabación.

El periodista atacado por una presencia maligna “Se escuchaba la voz de una mujer que decía: ‘golpéalo, golpéalo'”.

Los Warren identificaron el inicio de los escalofriantes sucesos, el cual se pudo rastrear hasta el Siglo 14. En aquel tiempo un monje y una monja vivieron una relación prohibida; este romance fue descubierto e intentaron huir. Pero al final fueron capturados. La pena de estos enamorados fue capital. Al monje lo ahorcaron en público y la monja fue colocada en una de las paredes del monasterio para que todo aquel que lo visitara supiera que es lo que es vivir en pecado. Se dice que igual suerte corrió el chofer que los transportaba y por cómplice fue decapitado. Al final, los Warren concluyeron que esta Rectoría de Borley estaba invadida por los espíritus de aquellos monjes a los que despiadadamente les arrancaron la vida, quedando una carga espiritual negativa en el lugar, manifestándose siempre sin descanso y sin remordimientos.

La Monja – EXPEDIENTE WARREN

La investigadora afirma que para ella había un trasfondo. Después de haber permanecido allí sabía que una monja había sido enterrada en ese lugar en una de las paredes de aquella iglesia. Aquella rectoría no dejaba de sorprender. Dentro de una de las habitaciones y justo dentro de un armario, se encontró el cráneo de una mujer envuelto en papel marrón. Lo que llevó a pensar que en aquel lugar se cometieron infinidades de atrocidades.

A día de hoy, se dice que los fenómenos paranormales continúan manifestándose de igual manera. Entre ellos, uno de los más comunes es escuchar una de las campanas instaladas en la torre incluso cuando esta no tiene cuerda.

Para la pareja de investigadores Warren, este ha sido uno de los casos más relevantes e importantes en todas sus investigaciones. De hecho, para Ed este lugar lo marco y no quería dejarlo de lado.

Ed a sus 17 años prestando servicio en la marina, encontró un libro y allí mostraba un lugar embrujado de Inglaterra. Como él vivió en una casa embrujada en su niñez, despertó en él una intriga por estas experiencias paranormales y se prometió así mismo regresar a Inglaterra y visitar aquel lugar.

La escalofriante historia de la Rectoría Borley quedaría literalmente guardada en sus muros, y por supuesto, en el diario de los Warren.

Rectoría de Borley

CONNECTICUT 1986

La familia Snedeker vivió en Connecticut los más escalofriantes momentos de sus vidas. Carmen Reed divorciada, con 2 hijo de su primer matrimonio, Phillip y Bradley, conoció a Allen Snedeker en 1979, trabajando ella como camarera en un restaurante en Connecticut. Al poco tiempo de conocerse, decidieron casarse y tener una niña,  Jennifer. La vida de esta familia aw desarrollaba normalmente en New York, Allen trabajaba en una cantera de piedra y ella cuidaba niños. Pero fue justo en 1986 cuando el hijo mayor, Phillip, justo estaba comenzó a tener una molestas toses que aparentemente no eran alarmantes. Sin embargo, el joven decía que tenía un abultamiento en el lado izquierdo de la mandíbula. Carmen lo llevó al médico luego de unas pruebas y una biopsia le diagnosticaron Linfoma de Hodgkin. Este chico lo ingresan por 3 semanas en el hospital para comenzar con las sesiones de quimioterapias. El largo trayecto de la casa al hospital eran terrible para Phillip, ya que las náuseas y los vómitos eran constantes. Los padres, debido a la situación de su hijo, deciden buscar una casa en Connecticut con el poco dinero que poseían.

Una tarde mientras que el joven recibía la quimioterapia, Carmen encuentra una casa de estilo colonial con grandes ventanales en rojo, decidió rentarla. Dentro de la casa estaban en ese momento unos obreros que estaban terminando de remodelarla, y uno de ellos le dio el número de teléfono del propietario. Esa noche Carmen llama al propietario de la vivienda y llegan a un acuerdo de alquiler para mudarse lo más pronto posible.

Antes de mudarse Carmen Snedeker tiene un sueño extraño con la casa – ¿Sueño premonitorio?

Habían ataules desalineados y cuerpos desnudos, un hombre de bata blanca manchada de sangre caminaba entre los ataules.

El 30 de junio de 1986, día en que se mudaron y una sobrina de Carmen también estaba con ellos inspeccionando aquella casa, encuentran un absceso con puertas batientes que los llevaba al sótano. Allí se encuentran con una serie de habitaciones donde estaban manchadas de algo oscuro. En las estanterías que habían cerca de la pared había herramientas como sierras y cuchillos. En el centro del sótano había una camilla metálica giratoria y al lado una serie de galones llenos de gasolina utilizado como combustible para la calefacción. Por su parte, en el techo habían unas cadenas que desconocían para que las usarían. Después de explorar aquel sótano y observar los detalles del mismo, todos los miembros de la familia estaban muy perturbados.

Grúa con la que subían los ataúdes que estaba en el sótano. (www.hubpages.com)

Luego de tres días el dueño de la casa se acercó a visitar y constatar que todo estuviera bien y en orden. Desde luego, Carmen le comentó lo que vieron en el sótano y el dueño de la casa les dijo que no tacaran nada de aquello. Ya que, al parecer eran recuerdos que quería conservar.

El propietario de la Casa embrujada, ¿tenía secretos que guardar?

Al pasar los días comenzaron a pasar algunos detalles en la casa y Carmen se daba cuento de esto. Uno de ellos era que a pesar de los grandes ventanales de la casa, la luz no entraba por mas que ella los limpiase. Por otra parte, su hijo Phillip escuchaba una voz masculina que lo llamaba desde el sótano. Al principio se creía que era efectos de tantos medicamentos y las quimios. Pero esto al parecer lo seguía también en las noches. No solo esto preocupaba a la familia, sino que además veían sombras que luego se ocultaban detrás de los muebles. En una ocasión, la más pequeña de la familia, de 4 años, observó una mujer vestida de blanco reflejada en el espejo de su habitación. Y días más tarde, Phillip se percató de que un joven de unos 20 años de edad abrió las puertas del sótano invitándolo a entrar.

Allen, el padre de la familia, decidió compartir esta experiencia aclarando que no lo había comentado para no incrementar el miedo que de por sí ya había en la casa. Pero una noche mientras leía un libro en la sala, escuchó como provenía desde el sótano música de entierro, dada día se manifestaban más eventos paranormales las sillas cambiaban de lugar, por las noches las camas vibraban solas, las visiones de sombras eran continuas, la familia vivía malos momentos y ya era tiempo de hacer algo.

Los Snedeker contactan a los Warren

Carmen descubre en una revista sobre los esposos Warren, los cuales se dedicaban a descifrar fenómenos paranormales, los contactaron de inmediato. Ed y Lorraine se dirigieron hacia la casa, una vez dentro de ella Lorraine, decide explorarla toda por sí sola. El testimonio después de recorrer el sótano fue escalofriante.

Lorraine vio como un hombre se encontraba trasladando cadáveres entre las habitaciones. Aquel hombre tenía una bata blanca y en sus manos una especie de sierra donde se presume que cortaba por partes cada uno de los cuerpos.

Según las palabras de Lorraine, aquello era una manifestación tremenda del mal y era obvio que no se trataba de un espíritu benigno. Ed y Lorreine dejaron en aquella casa a 3 miembros de su equipo permanentemente, mientras ellos contactaron a un sacerdote quien se enfrentaría al poder demoniaco que habitaba en la casa.

Luego de dos días los esposos Warren volvieron en compañía de un sacerdote quien practicó un exotismo en la casa. Fue practicadó en el lugar donde había mayor actividad paranormal: el sótano. Mientras esto pasaba, se escuchaban extrañas risas y golpes en las paredes como si las herramientas fueran lanzadas 

Después del exorcismo, la familia se mudó de la casa a una más pequeña. Mientras que, la casa fue alquilada por otra familia, los cuales mencionaron que jamás fueron testigos de ningún fenómeno paranormal. 

Respecto al padecimiento de Phillip entro en remisión y no ha reaparecido desde aquel momento. Lo último que se supo es que falleció en el 2012, en Tennessee.

¿Qué misterios atroces se escondían en la casa? – EXPEDIENTE WARREN

Los Warren habían quedado totalmente impactados con la fuerza maligna que habitaba la casa, de tal forma que, decidieron iniciar una investigación del pasado de la misma.

En los archivos históricos de aquella casa, dos años antes de que la familia Snedeker viviera allí, aparecía que esta había funcionado como una casa funeraria desde 1936. El sótano era el lugar donde se colocaban los atuaules. Los extraños galones de lo que se creía era gasolina, realmente eran sangra y fluido de los cadáveres.

Según los reportes, los agentes funerarios que trabajaban en el lugar cometían los abusos más inimaginables con los cadáveres. Al final la policía nunca encontró rastro de los responsables directos y estos casos quedaron impune.

Igualmente, los esposos Warren notificaron que la casa quedo totalmente absuelta de cualquier presencia sobrenatural después del exorcismo realizado en 1988. Cabe mencionar que, el dueño de la casa tuvo implicaciones con aquellos hechos y declaró que siempre mantuvo en secreto la antigua morgue para no asustar a los niños y los inquilinos. Sin duda, un caso interesante que quedaría escrito en el diario de los esposos Warren, tal y como todos los casos paranormales resueltos en sus expedientes.

112 de Ocean Avenue – Amityville

La madrugada del 15 de noviembre de 1974, Estados Unidos quedo impactado por el asesinato de una familia completa en un pequeño pueblo llamado Amityville ubicado en Long Island. La macabra historia comenzó cuando uno de los hijos del matrimonio DeFeo, Ronald Jr., le disparo a sus padres y sus 4 hermanos mientras estos dormían dentro de su casa.

Asesinato y locura – ¿Qué pasó en la Casa de Amityville?

La noche anterior al homicidio Ronald, de 23 años, drogó a sus víctimas para poder ejecutar su plan que consistía en fusilarlos uno a uno en sus distintas habitaciones. El hombre le disparó a todos por la espalda menos la madre que fue descubierta con una bala en la cabeza. Las víctimas fueron encontradas boca abajo con los brazos cruzados.

Tras el asesinato Ronny, como le decían sus amigos, escondió la escopeta con la que les disparo y corrió hacia un bar del pueblo. Allí señaló que alguien había asesinado a su familia y de inmediato llego la policía al lugar encontrando la fuerte escena. Debido a las mentiras del joven, las autoridades descubrieron de inmediato que había sido el mismo hijo quien había acabado con la vida de su familia. Su abogado defensor intentó declararlo enfermo mental, pues aseguraba que escuchaba voces que le ordenaban que matara a su familia, algo que los jueces no creyeron. Lo condenaron a 25 años de prisión por asesinato premeditado por cada una de sus víctimas.

 

Lea También:   Estos son los 5 niveles astrales y etéricos del cuerpo

Nuevos inquilinos y fenómenos paranormales en Amityville

Un año después otra familia compro la casa y se mudaron a ella, era bonita y con un precio justo. Los nuevos dueños conocieron lo que había ocurrido allí y decidieron tomar precauciones.

Desde el primer momento que ocuparon la casa, el matrimonio Lutz y sus pequeños hijos sintieron una presencia sobrenatural que se afincaba cada vez más como ruidos, olores y manchas que aparecían por toda la casa, siendo más afectado el padre de familia.

George no podía dejar de sentir frió que lo hacía pasar horas frente a la chimenea, además poco a poco de despreocupaba de su aspecto personal volviéndose mal humorado y extraño. Mientras tanto, la hija menor del matrimonio comenzó a tener una amiga imaginaria al igual Ronny. La presencia de esta figura se fue haciendo más fuerte en la casa, hasta que incluso otros pudieron observarla. Con el paso del tiempo, no solo los olores, ruidos y manchas los preocuparon cada vez más. En una ocasión, encontraron una gran cantidad de moscas en una habitación en el mismo lugar donde una extraña criatura de aspecto maligno fue vista en la ventana. En consecuencia, la familia decidió irse del lugar sin llevarse nada. Los medios de comunicación se enteraron de lo ocurrido y quisieron cubrir la nota, lo que hizo que el pueblo dudara de lo contado por la familia. Pues, decían que solo buscaban dinero. Mientras la comunidad no les creía, el matrimonio experto en temas paranormales, los esposos Warren, fueron llamados para investigar lo ocurrido, decisión que luego lamentaron. Pues, la propia Lorraine dijo que este caso fue el peor que enfrentó en su vida.

Llegada de los Warren – El caso más terrorífico de los Expedientes

Durante el tiempo que duró la investigación, la pareja no solo era agredida físicamente, sino también espiritualmente. Lorraine aseguraba haber sentido una presencia demoníaca y haber visto los cuerpos de la familia DeFeo asesinada. No se imaginaban que esta casa estuviera diabólicamente infestada, pues en la escala del 1 al 10, dijo ED que estaba en 10.

Loa Warren comenzaron a indagar sobre la historia de la casa encontrándose, con una historia aterradora. La tierra donde fue fabricada la casa, perteneció a un hombre llamado John Ketchum quien fue un practicante de magia negra que tenía su cabaña donde se edificó esta casa. Este hombre al morir pidió que fuera enterrado en este lugar y es así que hasta el día de hoy descansa allí. Pero años más tarde, este mismo terreno fue utilizado para un albergue de enfermos mentales que lamentablemente recibieron malos tratos hasta dejarlos morir.

Los Warren creían que el sufrimiento que había ocurrido en el lugar había dejado la propiedad con una energía bastante negativa y oscuras historias. Lo cual, es un imán para los espíritus demoníacos y los efectos paranormales.

Un fotógrafo profesional traído por los Warren entro a la casa durante la investigación. Hizo una fotografía de larga duración justo en la habitación que solía pertenecer a los hermanos Mark y John DeFeo. En las primeras fotografías no se capturó nada extraño, hasta que apareció en una de ellas un niño en la casa donde se supone que no había nadie más.

Gracias a esta investigación de los esposos Warren, la actividad paranormal fue desapareciendo poco a poco. La familia pudo recuperar parte de sus cosas y las escrituras de las casa. Esta pudo ser vendida nuevamente en el año 2010; sin embargo, no ha habido más informes de actividad para normal en los últimos años en aquella casa. Pero cabe señalar que vecinos e incluso turistas que van hasta la propiedad para sacarse fotos, han llegado a registrar extrañas distorsiones sobre todo en las ventanas. Tal vez, algo continua asechando sigilosamente en el interior de este inmueble.

Conclusión

Como conclusión, puede decirse que incluso hoy en día las investigaciones de los Warren siguen dando de qué hablar, habiendo conmocionado al público de aquellos años como las generaciones más recientes. Si bien siguen existiendo dudas de si estos casos fueron charlatanería o verdaderos encuentros con lo paranormal, lo cierto es que este Expediente ha inspirado grandes historias y a cuestionar lo conocido. Los EXPEDIENTES WARREN continuarán siendo motivo de debates décadas.

Lea También:   Andrew Carlssin - El inversor de bolsa dijo Volver del Año 2256

 


Like it? Share with your friends!

What's Your Reaction?

Miedo Miedo
0
Miedo
asco asco
0
asco
Odio Odio
0
Odio
Fail Fail
0
Fail
Divertido Divertido
0
Divertido
Me gusta Me gusta
3
Me gusta
Lol Lol
0
Lol
omg omg
0
omg