Image default
Vaticano

El Vaticano finalmente abrió la tumba de Cristo

El lugar más sagrado para millones de cristianos, conocido también como La Iglesia de la Resurrección, ha sido abierta por primera vez. De acuerdo con la fe cristiana, fue el lecho que resguardó a Cristo después de haber sido atacado por los Romanos, lo que confirmó que en efecto, el Vaticano finalmente abrió la tumba de Cristo.

Este lugar se encuentra ubicado en Tierra Santa, en el corazón de la Iglesia del Santo Sepulcro, también conocida como la Iglesia de la Resurrección. Se trata de la tumba del ser más trascendental en la historia de la humanidad, Jesucristo.

El Vaticano finalmente abrió la tumba de Cristo

La noche del 26 de octubre del año 2016, un equipo de inspección de la Universidad Politécnica de Atenas, decidió abrir la timba de Jesucristo por primera vez. Esa misma tumba que según la religión cristiana, los romanos usaron para colocar el cuerpo de Jesús, luego de crucificarlo en el año 33.

De acuerdo con la religión cristiana, su cuerpo fue colocado sobre una losa, a un costado de una cueva de piedra caliza. Cristo resucitó al tercer día, por lo que cuando varia mujeres fueron a revisar su cuerpo, este ya no estaba.

Esta sepultura consta de una cámara de hierro y piedra caliza que fue tallada en la roca que formaba en el muro de la cueva. Es importante mencionar que el lecho de cristo está recubierto con un revestimiento de mármol para impedír que los miles de peregrinos, creyentes y turistas que la visitan, arranquen fragmentos de la roca original como reliquias y tesoro.

Lea También:   Viajeros en el tiempo: La CIA, la presidencia de Obama y otros secretos
Iglesia de la Resurrección
La Iglesia del Santo Sepulcro está resguardada a su vez, por tres templos.

Custodia

Actualmente la Iglesia del Santo Sepulcro es uno de los lugares más custodiados. Cuenta con la vigilancia de 6 diferentes iglesias, las cuales son:

  • La iglesia griega ortodoxa.
  • La iglesia católica romana.
  • La Agria Armenia ortodoxa, entre otras.

Después de 60 horas de trabajo, cuando este equipo retiró la cubierta de mármol, encontró otra losa, pero esta con una gran cruz tallada en la superficie. “Esta es la roca sagrada que ha sido venerada durante siglos, pero solo hasta ahora podemos verla”, dijo en su momento la directora científica, a cargo de los trabajos de preservación y restauración de la sepultura.

Lo que resultó sorprendente para los arqueólogos, fue el hecho de que la tumba permaneció intacta durante varios siglos. Cabe destacar que después de casi nueve meses de trabajo del equipo de preservación, la tumba ya luce con todo su esplendor, siendo la primera vez que puede verse la casita o templete, construida en 1810 para proteger el lugar del entierro.

Sin embargo, la opinión de Dan Bahat, ex arqueólogo urbano de Jerusalén, es que no hay forma de asegurar que esta tumba sea la sepultura de Jesús, pero nada parece confrontar que el Vaticano finalmente abrió la tumba de Cristo.

Un poco de historia

La Iglesia del Santo Sepulcro se encuentra en el barrio noroeste de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Constantino el Grande construyó por primera vez una iglesia en este lugar. Fue dedicada hacia el año 336 d.C., quemada por los persas en el 614, restaurada por Modesto (abad del monasterio de Teodosio, 616-626), destruida por el califa al-Ḥākim bi-Amr Allāh hacia el año 1009, y restaurada por el emperador bizantino Constantino IX Monómaco.

Lea También:   Cronovisor: la máquina del tiempo construida por el Vaticano

En el siglo XII, los cruzados llevaron a cabo una reconstrucción general de la iglesia. Desde entonces, han sido necesarias frecuentes reparaciones, restauraciones y remodelaciones. La iglesia actual data principalmente de 1810.

Sin embargo, se ha debatido mucho si es el lugar real. No se ha podido determinar que los cristianos de los tres primeros siglos de la era cristiana pudieran o conservaran una tradición auténtica sobre el lugar donde ocurrieron estos hechos.

Los miembros de la iglesia cristiana de Jerusalén huyeron a Pella hacia el año 66 d.C., y Jerusalén fue destruida en el año 70 d.C. Las guerras, la destrucción y la confusión durante los siglos siguientes posiblemente impidieron la conservación de información exacta.

Otra cuestión tiene que ver con el trazado de la segunda muralla norte de la antigua Jerusalén. Algunos restos arqueológicos en los lados este y sur de la Iglesia del Santo Sepulcro se interpretan como el trazado de la segunda muralla. De ser así, el emplazamiento de la iglesia se encontraba justo fuera de la muralla en la época de Jesús, y éste podría ser el lugar real de su crucifixión y entierro. Ningún otro lugar está respaldado por pruebas reales.

Basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén

Así es como luce la Basílica que conserva el lugar de El Calvario, donde fue hallada la cruz de Cristo.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas