Image default

A continuación, te daremos a conocer una de las leyendas más oscuras de México: El maniquí que tiene vida. Según los ancianos, en la fecha del día de muertos se abre un portal al más allá, por lo cual hay que ser muy precavido y respetuoso, ya que suceden cosas que no somos capaces de entender. Esta tradición es muy diferente a Halloween, donde todo es miedo y terror.

El maniquí que tiene vida

Observando la vitrina de una pequeña tienda de vestidos de novia, se encuentra una hermosa figura alta y esbelta que luce un hermoso vestido. Durante 90 años, personas de muchas partes del mundo han ido a ver este maniquí realista en la tienda de novias La Popular, en la ciudad de Chihuahua.

La pálida piel del maniquí, sus manos venosas, las arrugas en sus palmas y sus uñas desgastadas, hacen que muchas personas estén convencidas de que La Pascualita, como se le conoce popularmente, no es en realidad un muñeco. Se dice que es un cadáver embalsamado en perfecto estado de conservación.

Esta figura apareció por primera vez en la tienda de vestidos de novia el 25 de marzo de 1930. Los ojos vidriosos, su pelo real y el rubor en sus tomos de piel sorprendieron a quienes la veían, incluyendo a los empleados de la tienda. No pasó mucho tiempo cuando alguien observó la similitud del maniquí con la hija recién fallecida de la dueña de la tienda.

Según la leyenda, la dueña de la tienda tenía una hermosa hija, quien se casaría con el amor de su vida, pero trágicamente el día de su boda, una araña viuda negra la picó y la chica falleció.

La Pascualita
Al principio, las personas que veían este hermoso maniquí, lo llamaron La Chonita.

Fatalidad

La dueña de la tienda quedó tan afectada por la tragedia de su hija, que quiso preservar su cuerpo. Es por eso que en secreto, la momificó y la colocó en la vidriera de la tienda, de forma que siempre fuera la novia que no llegó al altar.

A partir de entonces, las personas que veían este hermoso maniquí, lo llamaron La Chonita. Con la propagación de los rumores de que la dueña de la tienda presumía el cadáver de su hija, las personas de la ciudad se sentían ofendidas.

La señora comenzó a recibir fuertes mensajes y fue cuando negó la acusación y dijo que todo era una leyenda. La Pascualita es tan solo un maniquí elaborado y bien hecho, el cual fascinaba y atemorizaba, pero era muy tarde y nadie le creyó. Es que al verlo, este maniquí tiene algo extraño.

En 1967, murió la dueña de la tienda. Esta tuvo nuevos dueños y el maniquí se mantuvo en la vitrina. Después, la dejaron de llamar La Chonita y ahora, es conocida popularmente como La Pascualita.

Con los años, la historia ha continuado alimentando más esta leyenda, sin saber si lo que se dice en realidad es cierto, pues se corrió el rumor de que un brujo francés se enamoró del cadáver y por eso la trajo de nuevo a la vida, pero el hechizo que usó dura muy poco tiempo.

Superstición

Ella, convertida en el maniquí que tiene vida, baila con él todas las noches bebiendo y celebrando el poco momento que pueden estar juntos. Se dice que al actual dueño de la tienda le gusta mantener viva la leyenda. Por ello, 2 veces por semana se le cambia la ropa a La Pascualita, pero eso sí, detrás de las cortinas, sin que el público pueda verla.

A pocos empleados de confianza se les permite vestirla y desvestirla, quienes han comentado que ver desnuda a La Pascualita es algo muy extraño, ya que su cuerpo no parece de un maniquí. Muchas personas son creyentes y le dejan flores y velas en la vitrina de la tienda. Para algunos es una santa, ya que se dice que sus pies son un milagro.

En la actualidad, esta historia se mantiene. Hay quienes dicen que la han visto moverse, llorar y hasta cambiar sus expresiones. Su presencia desconcierta, algunos se sienten seguidos por su mirada. De hecho, son pocos quienes prefieren ir por la acera del frente, con tal de no ir junto a ella.

No todo es aterrador. Hay novias que aseguran que este maniquí trae buena suerte y piden el vestido que tiene puesto La Pascualita. Según se cuenta, ese día, la novia que lleve un vestido usado por La Pascualita, tendrá suerte en su matrimonio. ¿Será La Pascualita un maniquí perfectamente elaborado o en realidad será un cadáver bien embalsamado? La respuesta, es todo un misterio.

Una novia convertida en maniquí

Cuenta la leyenda en Chihuahua que esta novia fue convertida en maniquí para que nunca muriera.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas