Image default
General

Las amistades más inusuales entre humanos y animales salvajes

Ha sido muy común ver una buena amistad entre perros, gatos y otros animales domésticos por naturaleza con sus dueños e incluso, salvándoles la vida a otras personas. ¿Te imaginas tener un gorila o un oso gigante en tu casa? En algunas partes esto es real, conoce las amistades más inusuales entre humanos y animales salvajes.

Las amistades más inusuales entre humanos y animales salvajes

Hay algunas amistades conmovedoras de personas con animales salvajes, como las que veremos a continuación.

Joao y el pingüino Binbin

Un pescador brasileño en una oportunidad, encontró un pingüino de Magallanes. Esta especie suele vivir en costas sub americanas y calurosas, este hombre le salvó la vida al pingüino, ahora el agradecido animal navega cada año 5.000 kilómetros para ver a su amigo.

Después de que el pingüino cambió su plumaje, se fue con su especie a zonas lejanas y unos meses después, volvió. Desde entonces, el pingüino llega cada año a visitar a su amigo humano. Sin embargo, sería estupendo que las personas tomen conciencia sobre cómo los humanos envenenamos el hábitat de los animales y cientos de ellos mueren cada año por la basura y las emisiones nocivas.

Chito y el cocodrilo Pocho

¿Sabías que la posibilidad de que un cocodrilo ataque a un humano es 150 veces más grande? Por esa razón, recomendamos a las personas mantenerse alejados de este tipo de depredador. Este pescador ha hecho una increíble amistad con un cocodrilo de Costa Rica.

Un día, el hombre descubrió al cocodrilo moribundo a la orilla de un río local. Al cocodrilo le habían disparado en la cabeza y estaba totalmente indefenso. Chito decidió llevar al animal hasta su casa y lo cuidó por 6 meses, hasta que se recuperó por completo. Tuvo que esconderlo en un bosque cercano, ya que el hombre no pudo conseguir un permiso especial para mantener el cocodrilo en su casa, debido a que pesaba 450 kilos y tenía una longitud de 5 metros.

Mantener un animal de este tamaño en casa no es fácil. Cuando llegó la hora de despedirse, Chito liberó al cocodrilo en el río y el animal apareció en la puerta de la casa del hombre el día siguiente. Chito comenzó a entrenar a esta mascota y luego empezó a mostrarlo en público, en un lago cerca de su pueblo.

Por 8 años, estos realizaron varias presentaciones, hasta la muerte del cocodrilo en el año 2011. Sin embargo, esta historia es recordada como un ejemplo de las amistades más inusuales entre humanos y animales salvajes.

Or Lazmi y los leones

Esta mujer de Sudáfrica ha sido tratada por los leones como si fuera parte de la manada. Los leones la han conocido desde una edad temprana y la han percibido como la hembra alfa, es por eso que han desarrollado una actitud amistosa con todas las demás personas.

En la reserva donde viven, se permite a los visitantes entrar en sus jaulas porque en presciencia de Or, las criaturas no se atreven a tocar a nadie. Pero la mujer no solo es amiga de los leones, tiene más de una docena de animales a su cuidado en la reserva, incluyendo varios tigres.

Aunque parezca imposible, Or no ha recibido ni una sola mordida durante su trabajo con estos felinos, con el nivel adecuado de paciencia y amor cualquiera puede ser amigo de los demás en este mundo.

Amistades inusuales
Hay amistades conmovedoras de personas con animales salvajes.

Svetlana, Yuri y el oso Stiopa

La imagen de Rusia en el extranjero, está envuelta en muchos mitos. En un hogar cerca de Moscú, es normal encontrarse con un gran oso. Esta pareja de domadores conoció al oso en un zoológico y desde ese momento, el cachorro tenía 3 meses de edad.

Los demás osos no le prestaban atención por ser el más pequeño y más débil de la manada. Cuando este pequeño animal los vio por primera vez y corrió a los brazos de Yuri, la pareja se dio cuenta de que su destino era cuidarlo.

20 años más tarde, Stiopa que se ha convertido en un enorme oso, sigue viviendo con sus domadores  en  una casa cerca de Moscú. El gran oso que pesa entre 350 a 450 kilogramos, ha salido a visitar varios países y ha protagonizado películas y comerciales. Cada día come más de 20 kilos de alimento, su dieta está conformada por frutas, verduras, pescado y avena.

Kevin, leones y hienas

Estos dos animales desde siempre han sido enemigos mortales. Sin embargo, el investigador Kevin de Suráfrica, logró hacerse amigo de ambos. Este hombre ha estudiado el comportamiento de los felinos salvajes y las hienas en África, durante más de una década.

Se adentra entre las manadas y no utiliza los métodos habituales del entrenamiento común como el miedo. Kevin dice que los animales confían en él por su reverencia y respeto hacia ellos. Dice que su secreto es ser sensible a los estados de ánimo y comprende sus signos. Los animales han considerado que este zoólogo es un miembro de su familia.

Salinda y el elefante Namal

Un día, un pequeño elefante perdió a sus padres y cayó en una terrible trampa. Debido a esto, perdió una pata trasera, pues el equipo de rescate no pudo salvarla. Namal tiene sólo 3 patas y no puede jugar con sus compañeros ni valerse por sí solo.

Afortunadamente, contó con la ayuda de un guardabosque, que más tarde se convirtió en su mejor amigo. Este hombre hasta se baña con el elefante para hacerle compañía, lo enseña a cuidarse, juega con él y para solucionar el problema de la pata trasera, el cuidador inventó una prótesis especial que le hace la vida un poco más fácil.

Sarah y los monos

Un par de monos verdes han perdido a sus padres y su amiga y cuidadora Sarah, vive con ellos en un refugio para animales abandonados, donde varias especies comparten en Zimbabue. Esta cuidadora los ayuda a recuperase de los traumas psicológicos y los enseña a confiar de nuevo en los demás.

Dominic y su ganso Mario

Un día, este señor daba un paseo en la mañana y en un momento dado, un cuidador local lo detuvo y le dijo que lo estaban observando. Era un ganso llamado Mario y al día siguiente, en otro pase por el parque, la situación se repitió. Desde entonces, este par de amigos no se ha separado y dan paseos matutinos juntos.

Pierre, Eliane y Digit

Pier y Eliane llevan 15 años criando un gorila llamado Digit en su propia casa y no temen que este mamífero sea considerado un animal muy peligroso. El gorila pasa la mayor parte del día en un zoológico privado, en un recinto. Este zoológico pertenece a la pareja y por las tardes, el gorila regresa a casa con Pierre y Eliane, todo el tiempo está con sus cuidadores.

Increíbles amistades

Mágicas interacciones con diferentes especies comprueban que el hombre es compatible con la naturaleza.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas