Image default

En el año 1947, un objeto desconocido se estrelló en un rancho de Nuevo México. Lo que pocos saben, es que dos semanas antes, en la pequeña Isla de Maury, se vió un avistamiento mucho más perturbador. Este suceso tuvo lugar la tarde del 21 de junio de 1947: todavía muchos recuerdan el misterioso incidente de la Isla de Maury.

¿Qué se cuenta sobre el misterioso incidente de la Isla de Maury?

Cuando un hombre con su hijo se quedaron varados en su pequeña embarcación a eso de las dos de la tarde, vieron seis discos que volaban por encima de ellos. Estos objetos tenían la forma de una rosquilla y de unos 30 a 40 metros de diámetro.

El hombre vio en unos de esos objetos una ventana y unos ojos que los observaban. Lentamente ese objeto volador descendió sobre la embarcación de este hombre y su hijo, se detuvo a unos 150 metros sobre ellos, tan cerca que ambos creyeron que aquel platillo volador impactaría sobre el barco.

Harold y su hijo se dirigieron a la orilla de la Isla Maury. Una vez que llegaron a la tierra, Harold capturó varias imágenes de estos objetos. Mientras lo hacía, uno de los platillos comenzó a descender. Tras esto, un fuerte estruendo alteró la tranquilidad del lugar y un material liviano, blando y oscuro empezó a caer.

El misterioso incidente de la Isla de Maury
En torno a este incidente, existen dos versiones que no se pudieron confirmar.

Una sustancia extraña

Según este hombre, ese platillo arrojó unas 20 toneladas de ese material, que al entrar en contacto con el agua, se convirtió en gas y se evaporó. La mayoría cayó en el agua, un pedazo quemó al hijo de Harold y otro mató a su perro con el golpe.

Lea También:   Vidente Mhoni predice muerte de Donald Trump le quedan 8 meses

Cuando llevaron al niño al hospital para recibir atención médica, el hombre dio declaraciones a su jefe y no le creyeron. Además, los negativos de las fotografías se dañaron durante el accidente, así que no había pruebas que respaldaran su historia.

Sin embargo, la curiosidad llevó a su jefe a la Isla de Maury y allí, sí encontró material metálico blanquecino y liviano. El resto parecía roca volcánica. Al tomar estas muestras, Fred también observó algo en el cielo, aunque las cosas extrañas no se detendrían allí.

Visitante inesperado

Harold aseguró recibir la visita de un extraño hombre vestido de negro. Este hombre lo invitó a desayunar y Harold condujo su propio automóvil para sentir un auto de lujo último modelo, el cual era conducido por aquel hombre vestido de negro.

Mientras comían, el desconocido no hizo preguntas. Sólo contó de forma detallada lo que le pasó a Harold en aquella isla. Pero, tras esto, el hombre vestido de negro, le dijo que no podía contar nada de su existencia, de lo contrario Harold y su familia sufrirían terribles consecuencias.

Harold pasó por alto las terribles advertencias del extraño y se dedicó a divulgar el incidente. Incluso, llegó a enviar muestras del material que él y Fred habían recolectado, así que el hombre hizo efectivas las amenazas.

La desaparición

Una semana, su hijo desapareció y fue encontrado en una montaña muy lejos de su casa, un par de días después, algo desorientado. Además, no sabía cómo llegó allí. Este caso llamó tanto la atención, que dos oficiales de la Fuerza Aérea fueron a verse con Harold y Fred para escuchar lo ocurrido ese día.

Lea También:   Amelia Earhart: revelado el mayor enigma de la aviación

Tras esto, existen dos versiones de la historia: en la primera de ellas, los oficiales demostraron mucho interés e incluso, se querían llevar el material que Harold y Fred recogieron en la isla. En la segunda, los hombres del gobierno perdieron el interés y dijeron que aquel material era simple aluminio, pero en realidad nunca sabremos cual será la única verdad.

Algo perturbador les pasaría a esos dos oficiales de la Fuerza Aérea, ya que días después de la entrevista, estos oficiales murieron en un accidente aéreo regresando a sus bases y llevándose a la tumba todo lo que conocieron de aquella investigación.

Teorías

A partir de allí, aparecieron varias teorías conspirativas que decían que aquellos hombres fueron silenciados para no divulgar lo que pudieron descubrir. La prensa le dio más importancia a esta historia, el FBI se involucró y otros miembros de la Fuerza Aérea volvieron a investigar el hecho.

Este informe sí salió a la luz pública, especificando que Harold y su hijo no habían tenido contacto con ningún material extraño y que simplemente, lo que encontraron fue escoria, producto de la fundición de metal que ya no sirve. Los agentes del FBI respaldaron este informe y amenazaron con demandar por fraude a Harold y a Fred si no desistían de la historias y admitían el engaño. De hecho, les acusaron de armar un show para venderle la historia a una revista y ganar dinero.

Por el miedo, Harold accedió a la petición del FBI, pero dijo algo que dejó más dudas que respuestas. Sus palabras fueron: “Si me llegan a interrogar, diré que todo es un engaño, pues simplemente no me quiero meter en problemas”.

Lea También:   8 momentos en que la madre naturaleza se enojó

De esta manera, no aceptó la teoría del engaño y demostró que lo obligaron a decir eso. Por otro lado, Fred no desistió e hizo varias apariciones en público asegurando que la historia era real y que él tuvo un encuentro con un OVNI. A medida que pasaba el tiempo, el tema fue quedando en el olvido, al punto que algunos pensaron que no fueron extraterrestres, sino más bien un arma militar secreta o algo que estaba pasando allí.

A partir de ese momento, aquel incidente generó una gran polémica. Hoy en día, hay personas que dicen haber visto cosas extrañas es ese lugar, por lo que cobra vigencia una vez más el misterioso incidente de la Isla de Maury.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas